CBD

CBD: Beneficios para la salud

CBD y los trastornos de ansiedad

Los científicos sospechan que el CBD afecta la forma en la que los receptores del cerebro responden a la serotonina. Este es un neurotransmisor que juega un papel muy importante en la química del cerebro. Además que regula el estado del ánimo y el comportamiento; ha demostrado su importancia en la buena salud física y mental. En un estudio con personas diagnosticadas con trastorno de ansiedad social, de acuerdo al DSM-5, se encontró que el CBD los ayudó a hablar frente al público.

Otros estudios realizados en animales mostraron también que el CBD:

  • Reduce el estrés.
  • Disminuye los síntomas del TEPT (Trastorno por estrés post-traumático).
  • Reduce la respuesta fisiológica del estrés; como el incremento en el ritmo cardiaco y la hipertensión arterial, entre otros.
  • En los casos de insomnio, mejora el sueño.

CBD y el alivio del dolor

Muchas personas consumen el aceite de CBD para tratar el dolor crónico. El CBD afecta los receptores que registran el dolor en el cerebro, por lo que su uso reduce el dolor.

Revisemos el caso de la droga “Sativex”, la cual fue aprobada por la Agencia Reguladora de Medicamentos del Reino Unido, para el tratamiento de pacientes con EM (esclerosis múltiple). Se han identificado al THC y CBD como las sustancias activas en el Sativex. Aunque se busca tratar el dolor en las personas con EM empleando la droga, no todos los científicos están de acuerdo en la manera en que el CBD ayuda a estas personas.

Se sospecha que se debe al efecto que tiene el CBD sobre los receptores en el cerebro; aunque algunos científicos creen que es debido a sus propiedades antiinflamatorias. Lo cierto es que muchos pacientes se están beneficiando con el uso de la droga. Diversos estudios demuestran la efectividad del CBD en las siguientes dolencias:

  • Dolor por EM.
  • Dolor Crónico.
  • Dolor artrítico.
  • Dolor muscular.
  • Lesión en la médula espinal.

CBD y el acné

Las hormonas y la inflamación juegan un papel importante en la aparición del acné (espinillas). El exceso de sebo y las células dérmicas muertas, provocan obstrucción de los poros. Además, las bacterias que quedan atrapadas se reproducen, causando inflamación y enrojecimiento severo de la piel. Los cambios hormonales en la pubertad estimulan la producción de sebo, que puede ser desencadenante del acné en los adolescentes.
Con el aceite e CBD la actividad de las glándulas sebáceas y la producción de sebo disminuyen. Además, sus propiedades antiinflamatorias también son beneficiosas en el tratamiento del acné.

CBD y la migraña

El dolor que se experimenta por la migraña puede durar entre 4 y 72 horas; es mucho más severo que el dolor de cabeza que se siente por efecto del estrés o las alergias. Durante una migraña severa la única opción para muchos es acostarse en la oscuridad y tomar una fuerte dosis de analgésicos, esperando que el dolor pase rápidamente. La desventaja en el uso de analgésicos son sus efectos secundarios y que no alivian el dolor por completo. Un estudio realizado sobre 48 participantes encontró que el 40% presentaron menos ataques de migraña cuando usaron aceite de CBD. Otros estudios llevados a cabo con 26 pacientes, demostraron que las personas que usaron el aceite de CBD tuvieron mejor calidad de vida que aquellas que se limitaron al uso de analgésicos. A pesar de que fueron evaluaciones realizadas en muy pequeña escala, si sufres de migraña, bien vale la pena tratar.

CBD y la fibromialgia

La fibromialgia es una condición que provoca dolor crónico en los músculos y en el tejido conectivo. También se experimenta rigidez severa en todo el cuerpo.
No es una sorpresa que las personas que sufren fibromialgia se beneficien cuando toman el aceite de CBD, gracias a sus propiedades para aliviar el dolor; aunque todavía no existen evidencias científicas que lo demuestren. Al respecto, se han realizado estudios con la Nabilona, un derivado sintético del THC. Aunque fue una evaluación en pequeña escala (sobre 40 individuos) demostró, después de 4 semanas de observaciones, que los participantes experimentaron disminución en el dolor y mejora significativa en su calidad de vida.

CBD y el sueño

Se sabe que muchas personas experimentan problemas para conciliar el sueño. Cerca del 10% de la población sufre de lo que se conoce como “insomnio crónico” y el 30% lo experimentará temporalmente, por lo menos en algún momento de su vida.

Se conoce que la marihuana ayuda con los problemas relacionados al sueño. Las cepas con alto contenido de THC reducen el tiempo del sueño REM (siglas en inglés, movimientos oculares rápidos). Esto es de utilidad para personas con TEPT que han visto reducir sus pesadillas. Pero para el insomnio, el CBD pareciera ser más beneficioso que el THC. Se cree que cuando sueñas menos puedes alcanzar un descanso más profundo, lo cual permite que te recuperes y relajes mejor. La experiencia de los usuarios nos enseña que aunque muchas personas mejoraron su sueño con CBD, otras experimentaron mayores beneficios con el THC. Es cuestión de tratar. Aunque en el corto plazo el THC pueda resolver los problemas, hay evidencias que demuestran que puede dañar la calidad del sueño con el tiempo.

CBD y la epilepsia

Es del dominio público el tratamiento de la epilepsia con el aceite de CBD. En el 2013 CNN dio a conocer un documental, que tuvo gran difusión y atención en el mundo, sobre una joven norteamericana con epilepsia severa. Gracias al tratamiento con CBD sus padres lograron controlar tanto la severidad como la frecuencia de los ataques. En la actualidad, se realizan estudios para determinar en qué medida el aceite de CBD reduce las convulsiones en personas con epilepsia y si es seguro su uso. En el 2016 se realizó un estudio con participación de 214 personas con epilepsia, en el cual se les suministró aceite de CBD, en adición con sus tratamientos rutinarios. Después de 12 semanas se encontró que gracias al consumo del CBD los participantes habían experimentado un 36.5% menos ataques.
Desafortunadamente, las reacciones no fueron igual para todos los participantes. Muchos experimentaron efectos secundarios y algunos se vieron obligados a parar las dosis de CBD. Entre los efectos reportados se incluyen:

  • Inapetencia
  • Diarrea
  • Somnolencia
  • Fatiga
  • Convulsiones

En la práctica, son raras las ocasiones en que los neurólogos tratan la epilepsia con el aceite de CBD. Estos tratamientos solo se han aplicado a personas que padecen convulsiones frecuentes y severas, donde las drogas antiepilépticas han resultado insuficientes. Además, no existen estudios en el largo plazo que demuestren los beneficios y efectos secundarios del aceite de CBD en las personas con epilepsia. Otra de las razones es que se requieren altas dosis de CBD para el tratamiento contra la epilepsia. El problema es que siempre contiene trazas de THC. Por lo tanto, al suministrar CBD en altas dosis aumenta significativamente la ingestión de THC, el cual reduce el efecto de ciertos antiepilépticos y tiene demostrados efectos secundarios adversos en los pacientes.

Se recomienda que los pacientes con epilepsia no experimenten por su cuenta con el aceite de CBD. Puede influir negativamente en el efecto de las drogas antiepilépticas y desencadenar convulsiones. Si deseas tratar con el aceite de CBD hazlo solamente bajo la supervisión de tu médico tratante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *